LECCION 22: CUARTO MANDAMIENTO


01 Mar
01Mar

El cuarto mandamiento es: Honra al padre y a la madre.

Este mandamiento comprende las obligaciones: 

1º- De los hijos para con sus padres. 

2º- De los padres para con sus hijos.

3º- De los inferiores para con sus superiores. 

4º- De los superiores para con sus inferiores. 

DEBERES DE LOS HIJOS PARA CON SUS PADRES  

Los hijos deben a sus padres: amor, respeto, obediencia y asistencia.  

Amor, porque a ellos, después de Dios, deben la existencia. 

Respeto y obediencia,  porque son sus superiores por naturaleza. La obediencia debe ser en lo que es lícito y justo, mientras están bajo la potestad de los padres y en el hogar doméstico. En la elección de estado los hijos no están obligados a obedecer a sus padres. La obligación de la obediencia cesa por varias causas, pero nunca cesa la obligación del amor y del respeto. 

Asistencia espiritual y corporal, cuando y cuantas veces los padres la necesiten. Siempre.

DEBERES DE LOS PADRES PARA CON SUS HIJOS 

Los padres deben a sus hijos: amor y educación corporal y espiritual. El amor debe ser interno, externo y bien ordenado. 

EDUCACIÓN CORPORAL Los padres deben proteger la vida de los hijos. Pecan muy gravemente los que maliciosamente impiden la existencia de los hijos. Deben proporcionarles todo lo necesario para la vida, mientras los hijos no puedan hacerlo por sí mismos. Deben hacerles aprender un oficio o profesión para que puedan ganarse el sustento y ser útiles a la sociedad. 

EDUCACIÓN ESPIRITUAL El fin de la educación corporal de los hijos es su felicidad temporal; el de la educación espiritual es su felicidad temporal y eterna. Por consiguiente, la educación espiritual es mucho más importante que la corporal. La educación espiritual consiste en dar a los hijos doctrina, corrección y ejemplo. 

Doctrina – 1º Procurar que los hijos sean bautizados lo más pronto posible. 2º Enseñarles por sí o por otro la doctrina cristiana y procurar que la practiquen.  3º Confiarlos, en cuanto sea posible, a maestros que sean buenos cristianos. 4º Vigilarlos para que no se perviertan. 

Corrección – Debe ser moderada y prudente. 

Ejemplo – Nada persuade tanto a practicar el bien como el buen ejemplo. La Sagrada Familia (Jesús, María y José) es el modelo de la familia perfecta. 

CRIADOS Y AMOS, MAESTROS Y DISCÍPULOS  

Los criados deben a sus amos: reverencia, obediencia y fidelidad. 

Los amos deben a sus criados: tratarlos bien, instruirlos, corregirlos y pagarles un salario justo.  

Los maestros y preceptores hacen las veces de los padres en cuanto a la educación y enseñanza de sus discípulos. Los discípulos deben a sus maestros y preceptores: amor, reverencia y obediencia. Los maestros y preceptores deben a sus discípulos: amor, doctrina, corrección y ejemplo.   

Se debe respetar y obedecer a las autoridades civil y eclesiástica en todo lo que ellas tienen derecho a mandar. Dios es quien da el derecho de mandar: los que tiene este derecho representan a Dios. Cuando obedecemos, debemos hacerlo con espíritu de fe, pensando que no obedecemos al hombre sino a Dios. 

Nunca el superior puede mandar lo que Dios prohíbe; y si lo manda, nunca el súbdito debe obedecer, en cosas malas por su naturaleza. Primero se debe obedecer a Dios que a los hombres.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.